10 años de la Asociación

10 años de vida de la Asociación Pampeana de Conservación del Patrimonio Cultural

 Balance de una trayectoria

 A diez años de la creación de la Asociación Pampeana de Conservación del Patrimonio Cultural (APCPC) se impone un relato abreviado sobre los trabajos realizados y una reflexión sobre los principales desafíos aún pendientes. A lo largo del camino recorrido, la APCPC se ha enfrentado con una serie de cuestiones (sociales, económicas, científicas, legales y políticas) planteadas a menudo bajo presiones cruzadas entre el poder político, las demandas de la propia comunidad y los sentimientos de identidad puestos sobre los bienes culturales en nuestra región. En este proceso, la APCPC ha intentado aportar -y construir- conocimiento y conceptos capaces de distinguir entre los bienes patrimonializables y garantizar su supervivencia en el espacio y en el tiempo. Ha sido una tarea realizada con recursos limitados y basada en la labor ad-honorem de los distintos integrantes de las comisiones directivas y de sus socios, todo ello en un contexto donde no pocas veces debió confrontarse con discursos antagónicos, hechos de olvidos políticos y silencios estratégicos.

Orígenes de la APCPC

En el año 2000 diversos sectores vinculados con el quehacer cultural de la Provincia se propusieron fundar una organización no gubernamental destinada a la defensa y conservación del patrimonio pampeano. La convocatoria incluyó un llamamiento a otras organizaciones y a vecinos que custodiaban memorias de diversa índole. La respuesta de la sociedad santarroseña fue inmediata y pronto se estableció que en la comunidad subsistía una poderosa avidez por el patrimonio. Todo ello desembocó, el 24 de junio del 2000, en el desarrollo de una Asamblea con la participación de alrededor de 200 asambleístas. Luego de esta instancia se pasó a un cuarto intermedio para analizar algunos puntos y se convocó a una Asamblea Extraordinaria. La Asociación Pampeana de Conservación del Patrimonio Cultural se constituyó el día 12 de agosto del año 2000.

Un concepto dinámico

Desde el inicio, los involucrados en la APCPC acordaron que la conservación del patrimonio cultural no era –ni es- un fin en sí mismo, sino un medio hacia un fin. Entre esos fines se identificaron campos como la docencia, el esparcimiento, el estudio y la investigación. La APCPC supo encontrar una base de legitimación en el artículo 19º de la Constitución de La Pampa, donde se establece que: “el acervo cultural, histórico, arquitectónico, documental y lingüístico de la Provincia es patrimonio inalienable de todos los habitantes”. La Ley Nº2.083 a su vez considera Patrimonio Cultural al conjunto de los bienes muebles e inmuebles, tangibles e intangibles cuyos valores intrínsecos los constituyen en únicos, irremplazables e insustituibles y/o que se consideran de valor testimonial o de esencial importancia para la ciencia, historia, arqueología, arte, antropología, paleontología, etnografía, lingüística, arquitectura, urbanismo y tecnología.

La importancia del patrimonio está en su legado, ya que los objetos culturales reciben y transmiten la herencia cultural de una generación a otra. El patrimonio es un bien social, dotado de un sentido y un valor social. Por ello, toda definición debe ser considerada como una formalidad y no implica el congelamiento de un concepto que, por su naturaleza, se encuentra en permanente debate y resignificación desde el presente hacia el pasado. Somos nosotros, como colectivo histórico y como ciudadanos, los que heredamos, realizamos y conservamos (o perdemos) el valor y el sentido de nuestro patrimonio cultural.

La APCPC en acción…

La APCPC se enfrentó desde sus inicios al desafío de abarcar cada una de las aéreas del patrimonio cultural, generándose una multiplicación de responsabilidades sin contar muchas veces con los perfiles técnicos/profesionales requeridos. Un breve listado dará cuenta de la multiplicidad de las actividades realizadas en estos 10 años de vida. En este lapso, la APCPC ha: 1) publicado artículos y contribuciones en la prensa periódica, suplementos culturales y revistas; 2) participado en Foros, Jornadas y Congresos; 3) organizado Jornadas, conferencias, charlas, talleres, cursos, proyecciones de películas, muestras, visitas guiadas, concursos, viajes de reconocimiento y programas de relevamiento (por ejemplo, de las estaciones de ferrocarriles de La Pampa), entre otras actividades; 4) firmado convenios institucionales y ha participado en numerosas comisiones asesoras (todas con carácter de ad-honorem); 5) realizado campañas de concientización, proyectos de extensión y recuperación de fuentes. Asimismo todos los años se han realizado muestras como cierre anual de actividades con temáticas diferentes y con el apoyo y aporte de distintos grupos, personas y asociaciones, generándose una interrelación artístico-patrimonial.

            En forma paralela ha brindado asesoramientos técnicos y ha realizado numerosas gestiones en defensa de distintos bienes cultuales. Lamentablemente no siempre se han obtenido resultados positivos. Algunas de las intervenciones realizadas desde el 2000 a la fecha abarcan gestiones ante instituciones públicas y privadas tales como: el Poder Judicial de La Pampa (ante el expurgue de expedientes históricos y edificio del Palacio de Justicia), la entonces empresa privatizada Correo Argentino (ante la desaparición de mobiliario histórico), el Honorable Concejo Deliberante de Santa Rosa (solicitando la máxima protección a los edificios del Teatro Español y del Palacio de Justicia de Santa Rosa, entre otros), Canal 3 (en defensa de la preservación del patrimonio fílmico), Banco Hipotecario S.A. (ante noticias de venta del edificio primero y luego traslado de mobiliario histórico), Caja de Previsión Profesional de La Pampa (gestiones para preservar el edificio del ex Molino Werner), Escuela Agro técnica de Guatraché, Vivero Willamson de General Pico, Capilla Museo de Padre Buodo,  Escuela Normal de Santa Rosa, Municipalidad de Santa Rosa (casco de la Estancia La Malvina, Teatro Español, Palacio de Justicia, Cementerio y otros edificios y espacios con valor histórico); Estación Experimental Anguil (INTA) (por la preservación del casco de la estancia), Gobierno Provincial (distintas reparticiones solicitando protección a edificios y documentación histórica del Hospital Lucio Molas, ex Escuela Hogar); entre otras gestiones realizadas.

Un ejemplo que ilustra los desafíos para preservar bienes con carácter histórico-patrimonial es el de la Estación de Trenes de Santa Rosa. La APCPC desde agosto del 2001 indicó la necesidad de una acción urgente para recuperar el inmueble. En tal sentido la Asociación elaboró tres informes técnicos y mantuvo durante los años 2006 y 2007 un seguimiento, así como  un atento perfil público para informar a la comunidad de las distintas intervenciones y comunicar sus opiniones ante las obras y reformas encaradas por la Municipalidad.

Estas diferentes gestiones constituyen una prueba del interés que generan en el tiempo presente nuestros bienes históricos. Las intervenciones –Estación de Trenes, Molino de Santa Rosa, Banco Hipotecario, Hospital Lucio Molas, entre otras- han puesto de relieve una y otra vez las siguientes preguntas ¿Quién decide qué aspectos culturales son dignos de ser considerados patrimonio?, ¿cuáles son los criterios de selección?, ¿qué entendemos por patrimonio? Estas preguntas expusieron el conflicto, la tensión, los intereses contrapuestos, necesidades y puntos de vista. Este proceso además puso de manifiesto la necesidad de consensuar y definir políticas de largo plazo sobre el patrimonio cultural.

El nacimiento de una ley

A poco de constituirse, la APCPC lanzó la convocatoria a las I Jornadas sobre Patrimonio Cultural que se desarrollaron en la UNLPam en diciembre del año 2000. De allí surgió, imperiosa, la imprescindible necesidad de una Ley Provincial de Patrimonio. Se conformó, así, una Comisión ad hoc en la cual participaron aquellos interesados, comprometidos y consustanciados con los objetivos de la Asociación, y se generó un grupo plural, heterogéneo e interdisciplinario que en el curso de largos meses se abocó a la tarea de redactar el Proyecto hoy convertido en Ley Provincial de Patrimonio Cultural que lleva el Nº 2.083.

A pesar del tiempo transcurrido desde su aprobación (a finales del 2003), la ley ha sido reglamentada sólo parcialmente, dificultando con ello su correcta aplicación. En particular, la ausencia de programas específicos y las demoras en la creación del Centro de Documentación propuesto han llevado a una erogación poco planificada e incompleta del Fondo para la Conservación del Patrimonio Cultural creado por la ley 2083. La situación es crítica ya que cuantiosos recursos se pierden cada año. Debe recordarse que la ley pampeana sigue un criterio internacional en la materia denominado el 1 por 100 cultural, técnica que consiste en que, en el presupuesto de cada obra pública, se destine el 1 por 100 a la financiación de trabajos de conservación del patrimonio.

Ante esta situación, la APCPC ha elevado reiterados pedidos a la autoridad de aplicación y ha elaborado una propuesta concreta de reglamentación de la ley bajo el titulo “Plan de Fortalecimiento de la Ley de Patrimonio Cultural 2.083”. Esta herramienta subsanaría algunas de las insuficiencias visibles ante la lamentable ausencia en las últimas gestiones de la decisión política de dotar de recursos humanos suficientes a la repartición que tiene a cargo la atención de las funciones que la norma impone a la autoridad de aplicación. Sin embargo, la propuesta de reglamentación todavía no ha sido considerada por el Poder Ejecutivo Provincial. Si se lograra dar este paso trascedente, estimamos se solucionarían en forma inmediata las mayores urgencias detectadas y se podrían hacer operativos todos los alcances de la Ley 2083 en defensa del patrimonio cultural pampeano.

A modo de cierre

A lo largo de estos 10 años el objetivo de la APCPC ha sido fomentar y colaborar en el establecimiento de una gestión social de lo patrimonial. En este tiempo, nos hemos enfrentado a muchas dificultades asociadas a un trabajo basado en el voluntariado dentro de un contexto de falta de políticas públicas de largo plazo en el área del patrimonio cultural Pero también hemos ratificado la importancia del compromiso individual y comunitario, y los beneficios que el patrimonio puede aportar en la construcción de una mejor calidad de vida social. A 10 años de nuestra creación esperamos entonces poder seguir colaborado en la gestión del patrimonio provincial, y asumimos -una vez más- el compromiso de acompañar el reconocimiento social de su riqueza y trascendencia.

Asociación Pampeana de Conservación del Patrimonio Cultural

Correo electrónico: patrimonio@cpenet.com.ar

Anuncios

Ley de Patrimonio Cultural

LEY N° 2.083:

DECLARANDO DE  INTERÉS  PÚBLICO  PROVINCIAL LA CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO CULTURAL.-

LA CÁMARA DE DIPUTADOS DE LA PROVINCIA DE LA PAMPA SANCIONA CON FUERZA DE L E Y :

DE LA CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO CULTURAL

        Artículo 1º.-  Decláranse   de   Interés Público las  acciones  destinadas  a valorar, recuperar, preservar, proteger y conservar, promover y difundir el patrimonio cultural de la Provincia de La Pampa.

        Artículo 2º.-  A   los  efectos  de  la  presente  Ley  se considera como Patrimonio Cultural de la Provincia de La Pampa al conjunto de los bienes muebles e inmuebles, tangibles e intangibles cuyos valores intrínsecos los constituyen en únicos, irremplazables e insustituibles y/o que se consideran de valor testimonial o de esencial importancia para la ciencia, historia, arqueología, arte, antropología, paleontología, etnografía, lingüística, arquitectura, urbanismo y tecnología.

        Artículo 3º.-  Son   susceptibles  de  integrar  el   Patrimonio  Cultural  de  la  Provincia  de   La Pampa y son merecedores de protección por la presente  Ley:

        a) SITIOS O LUGARES HISTÓRICOS vinculados con acontecimientos del pasado, de destacado valor histórico, antropológico, arquitectónico, urbanístico o social.

        b) MONUMENTOS que constituyan obras singulares de índole arquitectónica, ingenieril, pictórica, escultórica u otras que sobresalgan por su valor arquitectónico, técnico, histórico, social o artístico, vinculado a un entorno o marco referencial que concurra a su protección.

        c) CONJUNTO O GRUPO DE CONSTRUCCIONES, ÁREAS que por su arquitectura, unidad o integración con el paisaje, tengan valor especial desde el punto de vista arquitectónico, urbano o tecnológico. Dentro de esta categoría serán considerados como especiales al casco histórico así como a centros, barrios o sectores históricos que conforman una unidad de alto valor social y cultural, entendiendo por tales a aquellos asentamientos fuertemente condicionados por una estructura física de interés como exponente de una comunidad.

        d) JARDINES HISTÓRICOS que sean productos de la ordenación humana de elementos naturales, caracterizados por sus valores estéticos, paisajísticos y botánicos, y que ilustren la evolución y el asentamiento humano en el curso de la historia.

        e) ESPACIOS PÚBLICOS constituidos por plazas, plazoletas, boulevares, costaneras, calles, caminos, senderos u otro, cuyo valor radica en función del grado de calidad ambiental, homogeneidad tipológica espacial, así como de la presencia en cantidad y calidad de edificios de valor histórico y de las condiciones espaciales y funcionales ofrecidas para el uso social pleno.

        f) ZONAS ARQUEOLÓGICAS constituidas por sitios o enclaves claramente definidos, en los que se compruebe la existencia real o potencial de restos y testimonios de interés relevante.

        g) BIENES ARQUEOLÓGICOS DE INTERÉS RELEVANTE extraídos o no, tanto de la  superficie terrestre o del subsuelo, como de medios subacuáticos.

        h) COLECCIONES Y OBJETOS existentes en museos, bibliotecas y archivos así como otros bienes de destacado valor histórico, artístico, antropológico, científico, técnico o social.

        i) FONDOS DOCUMENTALES en cualquier tipo de soporte.

        j) EXPRESIONES Y MANIFESTACIONES INTANGIBLES de la cultura ciudadana, que estén conformadas por las tradiciones, las costumbres y los hábitos de la comunidad, así como espacios o formas de expresión de la cultura popular y tradicional de valor histórico, artístico, antropológico o lingüístico, vigentes y/o en riesgo de desaparición.

        k) PATRIMONIO CULTURAL VIVIENTE: aquellas personas o grupos sociales que por su aporte a las tradiciones, en las diversas manifestaciones de la cultura popular, ameriten ser consideradas como integrantes del patrimonio pampeano, estableciendo mecanismos para promover la transmisión de las destrezas y técnicas tradicionales por los artistas y artesanos antes de su desaparición por causa de abandono o falta de recognición ( en este caso no se protegería a la persona,  sino al saber que ésta porta).

La enumeración precedente no es taxativa y es susceptible de ser integrada con cualesquiera otros bienes merecedores de la protección de esta ley, sin perjuicio de otros criterios que se adopten en el futuro.

DE LA AUTORIDAD DE APLICACIÓN
DE LA COMISIÓN PROVINCIAL DE PATRIMONIO CULTURAL

        Artículo 4º.- Desígnase autoridad de  aplicación  de  la  presente Ley y de las normas que en su consecuencia se dicten, al Ministerio de Cultura y Educación de la Provincia de La Pampa a través de la Subsecretaría de Cultura u organismos que los reemplacen.

        Artículo 5°. –  Créase la Comisión Provincial de Patrimonio Cultural que estará integrada por Un             (1) representante titular y Un  (1) suplente, de cada una de las entidades públicas y privadas con ingerencia sobre el patrimonio cultural que, al efecto, ella misma convoque, procurando la mayor participación y representatividad de las entidades involucradas. Dicha Comisión dictará su propio reglamento de funcionamiento.

        Artículo 6º.- Los miembros de la Comisión Provincial de Patrimonio Cultural que se crea en el artículo anterior, desempeñarán sus funciones con carácter honorario.

        Artículo 7º.-  Los  dictámenes  de  la  Comisión  Provincial  de  Patrimonio  Cultural tendrán el carácter de vinculantes.

        Artículo 8º.-  Son funciones de la Autoridad de Aplicación:

        a) Ejercer la superintendencia sobre el conjunto de los bienes que constituyen el Patrimonio Cultural de la Provincia;     

        b) Efectuar constataciones para el cumplimiento de la presente Ley;

        c) Aceptar donaciones o legados;

        d) Dirigirse en forma directa e inmediata a cualquier autoridad y/u organismo internacional, nacional, provincial, municipal, privado y/o persona física en cometido del cumplimiento de la presente Ley y suscribir convenios con cualquier persona física o jurídica, aún de derecho público;

        e) Determinar, aplicar y percibir el monto de las multas establecidas en el artículo 25;

        f) Declarar los bienes afectados a la protección de esta Ley, como así también su eventual desafectación;

        g) Afectar con destino a expropiación;

        h) Planificar estrategias, proyectos de estímulos y mecanismos para la conservación, restauración y puesta en valor del patrimonio cultural pampeano;

        i) Confeccionar el Registro Provincial de Bienes del Patrimonio Cultural Pampeano;

        j) Confeccionar el Registro de Transmisiones de Dominio que por cualquier causa se realicen en los bienes incluidos en el Registro mencionado en el inciso anterior;

        k) Realizar el inventario de todos los bienes que integran el Patrimonio Cultural de la Provincia de La Pampa  y mantenerlo actualizado; y

        l) Designar, de acuerdo a los fines de la presente Ley, hasta Tres (3) integrantes que dictaminarán conjuntamente con quienes conformen el Tribunal de Tasaciones.

La enumeración no es taxativa y se considerará comprensiva de aquéllas que permitan el cumplimiento de los fines enumerados en el artículo 1º.

        Artículo 9º.- Son funciones de la Comisión Provincial de Patrimonio Cultural:

        a) Proponer la afectación o desafectación de los bienes de interés cultural de la Provincia;

        b) Intervenir con carácter obligatorio en todos los expedientes que se tramiten como consecuencia de la presente Ley;

        c) Coordinar con las autoridades públicas, instituciones privadas y/o personas físicas las medidas conducentes de resguardo del Patrimonio Cultural Pampeano en colaboración con la Autoridad de Aplicación y con los titulares de dichos bienes;

        d) Promover el conocimiento de los bienes integrantes del Patrimonio Cultural de los pampeanos;

        e) Auspiciar los estudios científicos en las distintas disciplinas enumeradas en el artículo 2º;

        f) Promover el resguardo y conocimiento del Patrimonio Cultural a través de los contenidos curriculares del sistema educativo formal y no formal y coordinar esas tareas con los establecimientos educativos de todos los niveles, Museos Provinciales, Municipales y Privados, Archivos y Bibliotecas;

        g) Fomentar el acceso, uso y goce democráticos de los bienes de Patrimonio Cultural por parte de la población;

        h) Proponer la nómina de los idóneos que integrarán el Tribunal de Tasaciones al que hace referencia el artículo 16;

        i) Dirigirse en forma directa e inmediata a cualquier autoridad y/u organismo internacional, nacional, provincial, municipal, privado y/o persona física en cometido del cumplimiento de la presente Ley;

        j) Promover el Turismo Cultural;

        k) Constituirse en órgano de asesoramiento y consulta permanente de los organismos públicos dentro del área de su competencia; y

        l) Participar como órgano de asesoramiento y consulta en los procesos de contratación realizados a los fines de la conservación del Patrimonio Cultural y participar en el proceso de ejecución de los mismos.

            Artículo 10.-  La  Comisión Provincial de Patrimonio Cultural deberá convocar expertos cuando entre sus miembros no haya especialistas sobre el tema puntual sometido a su consideración.

DE LOS BIENES QUE INTEGRAN EL PATRIMONIO CULTURAL
DE LAS RESTRICCIONES IMPUESTAS PARA SU CONSERVACIÓN

        Artículo 11.- Créase el Registro Provincial de Patrimonio Cultural que dependerá de la Autoridad de Aplicación, cuya organización será establecida por la reglamentación de la presente Ley y en el que se inscribirán los bienes declarados como pertenecientes al patrimonio cultural pampeano. Toda información contenida en el Registro será pública y la Autoridad de Aplicación deberá garantizar el acceso de la misma a la comunidad en general.

        Artículo 12.-   Créase  el  Inventario del Patrimonio Cultural de la Provincia de La Pampa, en el   que se recopilará y sistematizará la información sobre los bienes culturales existentes en cualquier tipo de fuente y que pertenezcan tanto al sector público como al de los particulares. Dicha información será sistematizada a través de una base de datos que opere mediante un sistema en red. Su objetivo fundamental será el conocimiento y la difusión de los bienes susceptibles de ser declarados como pertenecientes al Patrimonio Cultural pampeano.

        Artículo13.-  La Autoridad de Aplicación determinará, previo dictamen de la Comisión, por auto fundado los bienes o nómina de bienes que integran el Patrimonio Cultural de la Provincia de La Pampa, con comunicación a sus titulares registrales, poseedores ánimus domini o tenedores a cualquier título.

        Artículo 14.- Podrán  imponerse a la determinación, restricciones al uso, goce o disponibilidad de los bienes culturales, las que se asentarán en los respectivos registros o, en su defecto, en el Registro Provincial de Bienes del Patrimonio Cultural, sin perjuicio de las facultades que en casos específicos le competa a la Comisión Nacional de Museos, Monumentos y Lugares Históricos.

        Artículo 15.- Conforme   lo   normado  en  el  artículo 2611 del Código Civil, establécense como restricciones al dominio privado en virtud del interés público, respecto de los bienes precitados las siguientes:

        a) De custodia y conservación;

        b) De solicitud de autorización, previo a su traslado fuera de la Provincia;

        c) De comunicación sobre su venta o cambio de domicilio de permanencia;

        d) De notificación inmediata sobre su deterioro o destrucción;

        e) De puesta a disposición de la Autoridad de Aplicación cuando ésta lo determine en función del interés público;

        f) De utilización de manera que no ponga en riesgo los valores que aconsejan su conservación; y

        g) De notificación de cualquier modificación en los usos de los bienes protegidos.

        Artículo 16.-  La  Autoridad  de  Aplicación,  previo  dictamen  de  la  Comisión  Provincial de  Patrimonio Cultural,  podrá  propiciar  la  adquisición  de  los  bienes  susceptibles de satisfacer las finalidades que establece el artículo 1º de esta Ley. Dicha adquisición se realizará bajo el siguiente procedimiento:

        a) Auto que funde la necesidad de adquisición, con descripción de las características e identificación del/de los bienes a adquirir;

        b) Valuación realizada por  un tribunal constituido al efecto,  formado por un representante ad hoc designado por la Comisión Provincial de Patrimonio Cultural, un representante de la Autoridad de Aplicación, un representante del Ministerio de Hacienda y Finanzas y hasta Tres (3) especialistas acordes a la naturaleza del bien;

        c) Lugar de destino del/ de los bienes; y

        d) Consentimiento de los titulares registrales o poseedores ánimus domini de los mismos.

        Artículo 17.-  Los  contratos  pertinentes  se  suscribirán  previa  intervención  del  Tribunal  de  Cuentas de la Provincia,  y en todos los casos corresponderá a la Autoridad de Aplicación la obligación de preservación o custodia de los bienes adquiridos.

        Artículo 18.-  En  caso  de  negativa  de  los  propietarios  o  cuando  se  tratase  de propietarios  desconocidos, se declarará por ley la afectación del bien a los fines de la expropiación. Para todas las cuestiones no previstas en los presentes artículos, resultará de aplicación supletoria la Ley Nº 908 vigente.

        Artículo 19.-  Los bienes que sean declarados integrantes del Patrimonio Cultural de La Pampa, conforme a las categorías de protección que fije la reglamentación y que estén incluidos en el Registro correspondiente, gozarán de protección y tutela específica.

        Artículo 20.- Cualquier  persona u organismo público o privado, podrá requerir a la Autoridad de Aplicación la declaración de pertenencia al Patrimonio Cultural Pampeano de uno o más bienes e incorporación al Registro pertinente, mediante el proceso que al efecto se determine.

        Artículo 21.-  Facúltase a la Autoridad de Aplicación a establecer por auto fundado, restricciones al uso, transporte o modificación de la situación fáctica de cualquier  bien mueble o inmueble susceptible de incorporarse al Registro Provincial de Patrimonio Cultural, cuando el cumplimiento de los plazos que prevea el procedimiento administrativo torne inútil su declaración. Tales restricciones tendrán carácter transitorio y obligan a la comunidad pampeana a su inmediato cumplimiento.

         Artículo 22.-   El Estado Provincial a través del Fondo Permanente proveerá la realización de las obras necesarias para la custodia y conservación de los bienes inscriptos en el Registro Provincial de Patrimonio Cultural,  cuando sus propietarios, titulares de derechos reales, poseedores y tenedores no puedan afrontarlos, sujetas a la contraprestación específica que determine la Autoridad de Aplicación.

        Artículo 23.-   La  Dirección  General  de  Rentas  exceptuará  de   toda   clase   de   impuestos, gravámenes, tasas y contribuciones de carácter provincial, los bienes muebles e inmuebles registrados como pertenecientes al Patrimonio Cultural de la Provincia de La Pampa. La Autoridad de Aplicación podrá definir los alcances de la excepción y las condiciones bajo las cuales se mantiene el beneficio.

DEL FONDO PERMANENTE PARA LA CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO CULTURAL PAMPEANO

        Artículo 24.-  Créase  un  Fondo  Permanente  para  el  cumplimiento  de la presente Ley que se  integrará con:

        a) Las partidas que le asigne el régimen presupuestario, que no podrán ser inferiores al Uno  por ciento (1%)  de las partidas que  Rentas Generales destine a Obras Públicas;

        b) Legados, donaciones y/o cualquier otro ingreso de carácter gratuito;

        c) Los fondos ingresados por las multas aplicadas conforme lo establecido en el art. 25 de la presente Ley;

        d) Asignaciones específicas a la preservación del Patrimonio Cultural de recursos provenientes de organismos nacionales e internacionales; y

        e) Cualquier otro ingreso que disponga el Poder Ejecutivo en orden al cumplimiento de los objetivos de la Ley. 

DE LAS INFRACCIONES, SANCIONES Y PROCEDIMIENTO APLICABLE

        Artículo 25.- La  Autoridad  de  Aplicación  podrá  imponer   a   quienes   incumplan   con   las obligaciones  establecidas por la presente Ley las siguientes sanciones:

        a) Apercibimiento;

        b) Multa equivalente hasta Cinco (5) sueldos de un Juez de Primera Instancia de la Provincia; y

        c) Reposición al estado anterior -restauración, pago de lo hecho-.

        Artículo 26.-  Se considerarán infracciones a la presente Ley:

        a) Ocultamiento;

        b) Destrucción;

        c) Modificación;

        d) Alteración;

        e) Abandono;

        f) Transferencias ilegítimas de los bienes declarados de interés cultural; y

        g) Tráfico ilícito en todo o en parte de los bienes registrados.

        Artículo 27.-  A los efectos del artículo anterior, la reglamentación establecerá el procedimiento aplicable a la constatación, garantizando el ejercicio del derecho de defensa. Resultará de aplicación supletoria la Norma Jurídica de facto Nº 951 de Procedimiento Administrativo.

DISPOSICIONES FINALES

        Artículo 28.-  La   presente  Ley   entrará  en  vigencia  a  los  Treinta (30)  días  de  dictado  su Decreto Reglamentario.

        Artículo 29.- Invítase  a  las  Municipalidades  a  adherir  a  las disposiciones de la presente y a      dictar, en el marco de sus respectivas competencias, las normas que aseguren la conservación, custodia y difusión, de los bienes que forman el Patrimonio Cultural Pampeano.

        Artículo 30.- Comuníquese al Poder Ejecutivo.-

DADA en la Sala de Sesiones de la Cámara de Diputados Provincia de La Pampa, en Santa Rosa, a los veintiseis días del mes de noviembre de dos mil tres.- 

Gladys A. RUSSELL de INCHAURRAGA, Vice-Presidenta 1° Cámara de Diputados Provincia de La Pampa.- Dr. Esteban Javier PAZ, Secretario Legislativo Cámara de Diputados Provincia de La Pampa.-

EXPEDIENTE N° 12.599/03.- 

SANTA ROSA, 16 de Diciembre de 2003.-

Por Tanto:

        Téngase por LEY de la Provincia. Dése al Registro Oficial y al Boletín Oficial, cúmplase, comuníquese, publíquese y archívese.-

DECRETO N° 159/03.-

Ing. Carlos Alberto VERNA, Gobernador de La Pampa.- Dr. Juan Carlos TIERNO, Ministro de Gobierno, Justicia y Seguridad.- Prof. María de los Angeles ZAMORA, Ministro de Cultura y Educación – C.P.N. Ernesto Osvaldo FRANCO, Ministro de Hacienda y Finanzas.-

SECRETARIA GENERAL DE LA GOBERNACION:  16 de Diciembre de 2003.-

Registrada la presente Ley, bajo el número DOS MIL OCHENTA Y TRES (2.083).-

Ing. Juan Ramón GARAY, Secretario General de la Gobernación.-